El Aguila Imperial Ibérica

Después de tres años trabajando con el Águila Real, reconozco que era un novato total con la otra reina indiscutible de los cielos de la península, el Águila Imperial. Por eso cuando vi por primera vez de cerca las imperiales en los Hides de Alpasín (Adamuz, Cordoba), lo primero que me llamo la atención fué la diferencia de comportamiento. Las imperiales son más tranquilas, menos nerviosas, lo cual no quiere decir menos desconfiadas, pero son mas de estar largo rato posadas en lo alto de un arbol. Por contra las reales, al menos es mi experiencia, son mas activas.

No obstante pude observar un lance espectacular, en el que una imperial adulta hizo un picado tremendo para echar de uno de sus posaderos a un ejemplar inmaduro de real. Una escena que nos dejó sin aliento a los tres amigos que compartiamos sesión.

El resto de la sesión uno y otro ejemplar de la pareja alternaban posaderos de vez en cuando, dandonos alguna posibilidad de fotografia de acción, para luego permanecer largo rato observando desde esos lugares.

 

Águila Real, la reina de los cielos.

Los que me conocen saben que soy un enamorado de las rapaces desde niño, y para los que no me conozcan tanto, pues ya lo sabeis desde este momento. Y dentro de las rapaces sin duda alguna el águila real es mi favorita, tanto por su porte, por su fuerza, como por su habitat, la montaña.

aguililla

Tener un Aguila Real a apenas ocho o diez metros, con el poderío que transmite, es una experiencia para mi única. Han sido muchas las ocaciones que he tenido en mi visor águilas reales, y aun me sigue entrando un gran  nerviosismo cada vez que aparece una enfrente de nuestro hide de la montaña central leonesa.

Las bajísimas temperaturas, los vientos de hasta 60 kilometros por hora, las ventiscas, no nos echan para atrás, todo lo contrario, pues esos dias de condiciones tan duras son sus favoritos, ya que  elimina la competencia de otras aves, como los buitres leonados, con los que no hace buenas migas. Y  además son dias en los que no hay gente por las montañas que están dentro de su territorio, y se muestra especialmente segura y tranquila.

Sin duda las fotos más espectaculares que he hecho de Aguila Real han sido sobre nieve, pero no desmerecen en absoluto otras fotografias como vuelos, fotos sobre un suelo escarchado, etc.

En el número cuatro de la revista Objetivo Natural, donde colaboro habitualmente, hay un reportaje mío sobre el Águila Real, os lo recomiendo:

Sin título-1

http://issuu.com/objetivonatural/docs/numero4

El “Trepahide”

Este fin de semana hemos reinagurado nuestro TREPAHIDE. Este hide-comedero lo construimos hace ya tres años en un robledal de media montaña, sobre todo para fotografiar Trepador Azul, y se quedo con el “Trepahide”. El invierno pasado casi no lo usamos, pero hemos seguido aportando comida regularmente. Las copiosas nevadas del año pasado primero, y una vaca después, destruyeron casi por completo el hide y hemos tenido que reconstruirlo en su totalidad.

Así pues solo quedaba ya inagurarlo, y la verdad que los pajaros, agradecidos como son, no pudieron colaborar mejor: